blog

¿EXPOSICIONES O FERIAS?

Cuando uno expone en una sala, habitualmente el día de la inauguración quien te acompaña son personas allegadas, ninguna de ellas se atrevería a hacer una mala critica sobre los expuesto, y el resto de los días los cuadros se suelen quedar solitos esperando a ver quien es el que le echa una miradita, suelen ser exposiciones frías que lo único que sirven es para engordar tu “ego” el día que inauguras ante tanto elogio. Pero nada de esto es real, si tienes suerte y vendes seguro que es a un conocido y si no es así, te quedas con cara de tonto pensando ¿ y……?.

Cuando se va “ de feria” expones pero de una manera distinta, ahí si que TE EXPONES CON TODAS SUS CONSECUENCIAS, quien pasa junto a ti ni te conoce, ni te debe nada y le eres absolutamente indiferente, el espectador se encuentra con aquello y su reacción es sincera, tan sincera que a veces te deja tocado. Puedes escuchar un “maravilloso, le felicito…es usted un artista” hasta un “menuda porquería, eso lo pinta mi niño” o en otros casos los más, suele lanzarte una mirada tan indescifrable que no sabes si pensar que le gusta lo que haces, que no le gusta, o sencillamente es que te has dejado la camiseta del pijama puesta y no te has dado cuenta.

Si las ferias son duras, por la cantidad de horas que tienes que estar al pié del cañón, pero se aprende……..

Aprendes sobre tu obra, colocas un cuadro en primer plano porque crees que es absolutamente perfecto, orgullosa de su resultado y mira tú por donde nadie se fija en el, estas al borde de la desesperación, casi por descolgar el cuadro y perseguir a los viandantes a ver si se fijan, pero nada….al cabo de tres días piensas que la verdad no es tan bueno.
También te puede ocurrir lo contrario, ese cuadrito que te ha salido horrible, según claro tu entendimiento y resulta que le gusta a todo el mundo, le miras con recelo pensando “jolines que tiene que yo no se lo encuentro” pues no desesperes, al tercer día tú también estaras convencido que es una maravilla, vamos que el cuadrito tiene su aquel.

Se aprende sobre ti mismo, piensas que eres decidida, resulta y que tienes las cosas muy claras, pues no, error, es un espacio limitado, habitualmente rodeada de cuadros sin escape posible, alguien se acerca a ti y de pronto quieres que te trague la tierra, contestas con torpeza, con timidez, no sabes como definir ese cuadro que el señor halaga, no sabes como convencerle de nada y de pronto te das cuenta que entre los muchos paquetes que preparaste para esa feria, olvidaste meter el de “vendedor”. Estoy convencida que cualquiera es capaz de vender algo, pero un artista sus propias obras es una equivocación, y desde aquí felicito a quien lo haya conseguido, porque yo tras 20 años de feria cada día lo hago peor.

Última imagen

Anocheciendo

Imagen aleatoria

Macetas

Próximos eventos