El lienzo en blanco

Con su blancura deslumbrante el lienzo me provoca un miedo espontáneo e intenso ante el desconocimiento de lo que acabará mostrando.
Tímidamente intento plasmar lo sentido, lo pensado, lo planeado en ideas y sueños controlados, con mi inseparable compañero de soledades ( mi pincel) coloco el primer color en el blanco cegador de la tela, eso es lo único que realizo con total libertad, poco a poco cada mancha de color pide como compañera a otra y así sucesivamente hasta que asombrada veo que mi idea inicial ha ido variando hasta convertirse en algo que a veces me sorprende, otras me anima porque es casi más de lo soñado y otras me sume en una decepción aplastante por no ser lo querido, por mostrar en exceso mi propio yo, o porque sencillamente ese día mi hada particular decidió abandonarme.

Última imagen

Anocheciendo

Imagen aleatoria

Expo Móstoles

Próximos eventos